En qué creemos

Es importante que sepas cuáles son nuestras creencias y fundamentos de fe.

  • Creemos en un Dios, Creador de todas las cosas buenas, Infinitamente perfecto y que existe eternamente en tres personas distintivas— El Padre, Hijo y Espíritu Santo. Él es amor, santo y justo.
  • Creemos que Las escrituras (Biblia), ambos Antiguo y Nuevo Testamento son la Palabra de Dios inspirada, y son la revelación completa, total y final de su voluntad para la salvación de la humanidad; y son la autoridad final y divina para la vida y fe cristiana.
  • Creemos que Jesucristo es 100% Dios y 100% hombre. Él fue concebido por el Espíritu Santo y nació de María virgen Jesús es el unigénito hijo de Dios hecho hombre, quien murió en una cruz en nuestro lugar, cargó nuestros pecados y enfermedades sobre el mismo; murió y resucitó. Por su resurrección conquistó el pecado, la muerte y a Satanás. Jesús entró en el lugar santísimo celestial para hacer la última ofrenda por el pecado y por todos sus efectos. Él esta sentado a la diestra de Dios Padre. Él ha completado la obra de salvación no hay nada que podamos agregar a esa obra.
  • Creemos que el ministerio actual del Señor Jesús es nuestro sumo sacerdote, intercesor, único mediador, abogado y buen pastor.
  • Creemos que el pecado, la transgresión a la Ley, nos separó a todos de Dios. Dios Padre hizo la paz con el mundo a través de la propiciación del Señor Jesús. Toda persona puede participar en este nuevo pacto por la fe en el Señor Jesucristo. Todo creyente ha sido liberado de la maldición de la Ley y la ira de Dios.
  • Creemos que la justificación es un regalo gratis dado a cada creyente, por lo tanto, todo creyente esta calificado para todas las promesas de Dios y tiene poder para vivir justamente.
  • Creemos que la salvación es un regalo de Dios al hombre. Este regalo se recibe de gracia por medio de la fe en Jesucristo y su obra terminada y completa.
  • Creemos que el Bautismo en agua es un acto externo que demuestra la identificación del creyente con: la muerte, entierro y resurrección de Jesús.
  • Creemos que el Espíritu Santo es nuestro consolador. Nos guía a la verdad en todas las áreas de nuestra vida. Nos regenera cuando creemos en Jesús. El también nos bendice con dones espirituales y nos da poder para cedernos al fruto del Espíritu. Les da poder a los creyentes para vivir todas las promesas de Dios Padre, se manifiesta así mismo en todos los creyentes para ministrar a otros según nuestro Señor quiere. Su obra es glorificar al Señor Jesús.
  • Creemos que todas las manifestaciones del Espíritu Santo en el Nuevo Testamento están disponibles para los creyentes en la actualidad.
  • Creemos y reconocemos que la Familia o Matrimonio está compuesta por un hombre y una mujer como núcleo central de la sociedad, conforme a las enseñanzas de la Sagrada Biblia, y como lo establece el ART. 102 del Código Civil, de la República de Chile.
  • Creemos que la Cena del Señor es una celebración de la muerte de Jesús y la institución del Nuevo Pacto, la practicamos en memoria de Él.
  • Creemos que el creyente y la iglesia tienen la misión de hacer discípulos a todas las personas en la tierra. Por lo tanto debemos entrenar a todo creyente para cumplir con su llamado en la vida.
  • Creemos que el Señor Jesús es el Camino a Dios Padre es la verdad es la vida es sanador es libertador bautiza en el Espíritu Santo y volverá como Él mismo lo prometió.
  • Creemos que los 66 libros contenidos en el Antiguo y Nuevo testamento son la Palabra de Dios inspirada de acuerdo con 2 Timoteo 3:16. Ningún otro libro o grupo de libros es una autoridad calificada para la vida, fe y servicio cristiano. Ningún otro modelo de ministerio, adoración o conducta debe guiar a un creyente nacido de nuevo.
  • Creemos que la Biblia, como fue hablada en el lenguaje original no tiene errores ni fallas. Toda doctrina debe ser dedicada a y consistente con el lenguaje original como fue interpretado en su tiempo.
  • Por causa de que Jesús y su sacerdocio No Cambia (Hebreos 13:8, 7:24), Creemos que el Nuevo Pacto No Cambia. Por lo tanto, El nuevo pacto entero como fue profetizado por los profetas, demostrado en el ministerio de Jesucristo, practicado por la iglesia al principio y prometido en las epístolas sigue en efecto Hoy.